Derramar sal (Jeffrey Coolidge/Digital Vision/Getty Images)

Ampliar imagen

Es una vieja superstición creer que derramar sal es un mal presagio. Se dice que se remonta a la tradición cristiana: Judas Iscariote habría derramado sal durante la última cena, poco antes de traicionar a Jesús. De hecho, sus orígenes son probablemente mucho más prácticos: hasta hace poco, la sal era cara, de modo que derramarla era realmente signo de mala suerte. Era también utilizado como signo de amistad y hospitalidad: derramar la sal ofrecida por tu anfitrión era un mal signo.

Como en el caso de los gatos negros, derramar sal puede servir en ambos sentidos. Otra creencia popular sostiene que arrojarse una pizca de sal sobre el hombro izquierdo trae buena fortuna y te resguarda del demonio.