El karateca (Cortesía de Bing Shopping)

Ampliar imagen

Este disfraz es lo más rápido que puedas encontrar. Si tu hijo practica un arte marcial o conoces a alguien que te lo pueda prestar, ya tienes casi todo resuelto. Sólo busca una pañoleta blanca, la pintas con marcador negro y la amarras a su cabeza, a la altura de la frente (tipo la que usó el Karate Kid) y ya está.