Éste es el mes del ritmo cardíaco. Con una herramienta especial denominada monitor Doppler, los médicos pueden detectar los diminutos latidos de un feto de 10 semanas.

Éste también es un momento de crecimiento rápido dentro del útero. Para fines del mes, el feto pesará aproximadamente 1 onza, y duplicará su longitud, desenroscándose desde una posición en forma de C apretada hasta llegar a las 3 pulgadas de largo. La cola desaparece y se siguen formando los párpados, lóbulos de las orejas, miembros y dedos.

Otros hitos del desarrollo correspondientes a este período incluyen succionarse el dedo, mover la cabeza y cerrar los pequeños dedos en forma de puño. Aunque los órganos reproductivos del feto ahora están en formación, sigue siendo demasiado pronto para que el médico diga cuál es su sexo. Esa noticia (en caso de que tenga interés en saberla) generalmente se puede proporcionar al principio del segundo trimestre del embarazo.

Atención futuras mamás: Según la Clínica Mayo, siete de cada diez mujeres sufren de mareos matutinos durante el primer trimestre. Sin embargo nuevas investigaciones realizadas por dos científicos de la Universidad de Liverpool sugieren que una dieta deficiente, y no la revolución hormonal, puede ser la causa del malestar estomacal. Después de revisar datos sobre náuseas y dieta de mujeres embarazadas de todo el mundo, los científicos descubrieron que las mujeres que habitualmente consumían azúcares, alcohol, aceites y carnes eran más propensas a sufrir los síntomas de mareos matutinos en comparación con las cohortes alimentadas con cereales. La teoría aquí es que las mujeres embarazadas están "programadas" para purgar el cuerpo de alimentos ricos en hormonas (como carnes y productos lácteos) para proteger al feto vulnerable en crecimiento.