Se le traban las palabras cuando habla contigo, juega con cualquier objeto que tiene a mano, se toca las orejas, o se muerde los labios... él o ella se acaban de desenmascarar solitos.