Una clase de Zumba es la combinación de un 75 por ciento de baile con un 25 por ciento de tonificación, con lo que cuenta con todos los ingredientes necesarios de una sesión completa en el gimnasio y, lo mejor de todo, no es necesario que estés en plena forma para lanzarte a la pista.

En los primeros 15 minutos, el entrenador se encargará de que calientes los músculos.

Los siguientes 40 minutos se dedican al baile con diferentes ritmos musicales que van desde la cumbia, el flamenco, pasando por el merengue, el hip-hop y muchos más. Si bien el 60 por ciento de la música es latina, el 40 por ciento se dedica a otros estilos internacionales.

Ha llegado la hora de recuperar el aliento, por lo que los últimos 5 minutos se dedican a los estiramientos.