Haciendo negocios desde la casa.  © Steve Prezant Corbis

Comencemos por aclarar que no todos los negocios que se anuncian como “oportunidades de trabajar desde la casa” son realmente negocios o empresas viables. Existen muchos escenarios en los que individuos poco escrupulosos han intentado enredar a personas interesadas en trabajar – y que por alguna razón no pueden movilizarse de sus casas- en “negocios” que no son tales, excepto para ellos. 

Si te vieras en una situación en la que no estés seguro si la oferta del negocio es legítima o si se trata de una estafa o un esquema tipo pirámide, contacta estas organizaciones que pueden darte una idea de quejas o reclamos en contra de dichas “empresas”. Por ejemplo: 

Llama a la Oficina de Buenos Negocios o Better Business Bureau.

Habla con el Departamento de Investigaciones contra fraudes de la Oficina de Correos (US Postal Service) encargado de investigar ofertas fraudulentas por correo.

Llama a la oficina de prevención de fraudes de la FTC o Federal Trade Commission (puedes hacerlo por teléfono al 1-877-FTC-HELP o 1-877-382-4357).

Puedes ponerte en contacto con el Procurador General (Attorney’s General) del estado donde la empresa dice estar ubicada. 

Ahora bien, si estás interesado en arrancar tu propio negocio y crees que al menos para empezar puedes hacerlo desde tu casa, puedes comenzar por averiguar dos aspectos bien importantes: qué tipo de permisos necesitas y si el ambiente de tu casa suple las necesidades de tu negocio o hasta qué momento pudiera suplirlas.