Elianne E. González

Pregunta: "Quiero montar un negocio, es un salón de belleza, y no sé qué será mejor si comprar el local o arrendarlo. De antemano muchas gracias por su ayuda".

Respuesta: Siempre que se va a adquirir un negocio propio hay que hacer un cálculo de la primera inversión, de lo que hay que seguir invirtiendo luego de adquirido -en caso, por ejemplo, de que haya que remodelar- y en cuánto tiempo se va a recuperar esa inversión.

Cuando se atiende al público una de las cosas más importantes es la ubicación, el "punto", y cuando se trata de una peluquería, al menos que la que vayas a comprar ya tenga una buena clientela establecida, debes buscar el punto más favorable para ese tipo de empresa.

Tu decisión final también dependerá de si quieres adquirir este negocio como inversión o si eres estilista y estás pensando en independizarte y tener tu propia peluquería.

Si eres inversionista, te favorece adquirir una peluquería que ya tenga una clientela establecida, por lo que te convendría que fuese en un local arrendado, ya que si el negocio no te funciona, no estarás atado al préstamo de un local comercial más la asunción de la pérdida del negocio. Más aún en estos tiempos en que las ventas de propiedades están tan difíciles, es posible que te convenga más alquilar.

Si eres estilista y ya manejas una amplia cartera de clientes que sabes que te seguirán a donde vayas, te puedes arriesgar un poco más a invertir en el local, ya que tienes la forma de estimar tu futura clientela, basándote en la que ahora tienes. Todo dependerá del dinero que tengas disponible para montar tu negocio. Si compras el negocio pero este funciona en un local arrendado, uno de los riesgos mayores es el aumento de la renta o que te pidan desalojo, pero como tienes tu propia clientela, te será más fácil mudarte de un local a otro.

Conversamos con Maria Lorena Quintero, agente de bienes raíces especializada del área comercial y residencial y corredora de hipotecas quien trabaja para la empresa United Team Group en el sur de la Florida, quien nos aclaró que montar un negocio propio requiere asumir muchos riesgos. "Si es la primera vez, es recomendable alquilar un local por el menor periodo posible (de 2 a 3 años) y con la opción a renovar otro periodo. Una vez que ya el negocio está bien establecido y en crecimiento, se puede renovar por más tiempo".

Maria Lorena aclara también la importancia de considerar comprar la peluquería ya establecida o montarla desde la nada. "En la mayoría de los casos es mejor comprar una peluquería ya establecida, siempre que la ubicación sea adecuada (¡location, location, location!) De esta manera se ahorra el tiempo y la tramitación de permisos de construcción, inspecciones, etc. Al tener ya una pequeña infraestructura, sea ideal o no, siempre se puede remodelar y mejorar, siendo menos el tiempo a esperar". Adicionalmente, agregó la experta, "si se compra la peluquería con clientela, existen muchos puntos básicos a revisar, algunos de ellos serían, asegurarse de revisar estados de ganancias y pérdidas, lista de clientes, inventario de equipos, personal, esquemas de pagos específicos y cualquier otro contrato de servicios". Es recomendable, además contratar a un abogado que se encargue de la documentación y traspaso de los activos del negocio apropiadamente y revise el traspaso del contrato de arrendamiento del dueño anterior al nuevo dueño.