© Jose Luis Pelaez-Getty Images

A muchos las fiestas navideñas no nos permitieron deshacernos del viejo televisor que domina nuestra sala desde la presidencia de Bill Clinton y darle la bienvenida al siglo XXI en materia audiovisual. Por si no lo han notado, los televisores han cambiado mucho desde entonces y seleccionar el que más nos conviene puede ser una tarea tan agobiante como comprar un auto, ya que si no cuesta lo mismo, hay que ir con cuidado en no tener que rehipotecar la casa para comprar uno de los super armatostes que se venden hoy en día.