Mito #2: Las puntas florecidas pueden arreglarse (Carol Ford/Getty Images)

Ampliar imagen

Realidad: La única solución para las puntas florecidas es un recorte. Cuando las puntas se dividen es porque el tallo se dañó, ya sea por el sol, sequedad excesiva, procesos químicos, piscinas con mucho cloro o maltrato como pasar peinecillos en el cabello atado o cepillarlo cuando está mojado. A pesar de las promesas fantásticas de los productos, no hay forma de que las puntas florecidas vuelvan a unirse. Córtalo y comprométete a cuidarlo mejor para la próxima: usa champú y crema de enjuague regularmente, protégelo del sol y químicos nocivos, trátalo con suavidad y córtalo seguido para sacar las puntas secas.